Reparación tejado talleres colectivos 2018

From FouWiki
Jump to: navigation, search

Cómo estaba

El tejado está cubierto con una teja plana alicantina difícil de encontrar. Adentro en el desván podían contarse unas cincuenta goteras como mínimo, unas diez incluso traspasaban el desván y llegaban a la carpintería y el taller de metal. No habían tejas de repuesto. En un tiempo anterior se hizo un apaño general que consistía en unir tejas rotas con espuma de poliuretano colocando además una placa de uralita debajo. Con el tiempo mucho del poliuretano de estos apaños se ha ido desgastando, lo que produce goteras. También entraba agua por las juntas de unas barras metálicas ancladas en el tejado. Algunos travesaños y bigas que sostenían las tejas estaban húmedos. La luz del desván ya no funcionaba por haber cogido agua.

Lo que se ha hecho

La teja es antigua y difícil de conseguir. Se localizó un lote de 130 tejas en la empresa Susecosa, de Piera, por unos 150 euros aprox. El lote venía de un viejo pajar que alguien desmontó. Se comenzó por sustituir las tejas rotas por nuevas. Al cabo de unas cuantas se vio que la nueva tenía un cm más de largo y otro más de ancho. El ancho es el que crea alguna dificultad, no así el largo. Sin embargo, aunque el ancho hace que la teja quede un poco montada sobre la contigua, a la hora de proteger de la lluvia funciona. Es posible distinguir las tejas que se compraron de las que estaban puestas, porque están menos gastadas por la intemperie. Es posible también distinguirlas desde el desván, pues se ve su mayor longitud. Entendida la diferencia de tamaños, no se cambiaron todas las que ya se habían puesto, puesto que funcionaban. Pero a partir de entonces lo que se hizo fue sustituir tejas antiguas que estaban en el perímetro del tejado por nuevas. Al estar en el perímetro generalmente no colindaban con otras por el lado externo, con lo que daba igual que fueran más anchas. Y la teja vieja recuperada servía ya sí para sustitui otra rota exactamentee igual. También es posible sustituir una fila de catorce tajas antiguas por trece nuevas, pues así el cm de diferencia acaba compensándose.

Se selló con silicona las juntas de las barras metálicas ancladas en el tejado. Se derrumbó el sombrero de una chimenea, en la zona de acceso al tejado desde el ventanuco del desván, que estaba precario, y se tapó con unos ladrillos, que están sin cementar. Se retiraron placas de uralita que contiene amianto, y se colocaron en bolsas al fondo a la derecha de la nave que llueve

Algunas de las plantas que iban creciendo en el tejado y que hubo que retirar se replantaron para embellecer otras zonas de la colonia.

A uno de los lados del tejado todavía quedan muchos trozos de tejas. Algunos no sirven para nada, otros podrian servir en caso de apuro para intercambiarla por alguna entera del perimetro, un lateral o un voladizo, y con la teja recuperada tapar alguna gotera


Lo que queda por hacer

Aunque parece que ya casi no hay goteras (las lluvias de otoño lo dirán), el tejado necesitará cuidados en algún momento. Se necesita mejorar la línea del perímetro y la de la lima. En la lima las tejas andan sueltas y habría que pegarlas con cemento cola o algún producto especial para tejas. En el perímetro hay que hacer lo mismo, además de que hay tramos sin tejas, con el muro desnudo. Todavía queda alguna que otra teja por sutituir. Hay que contar con que el poliuretano del antiguo apaño se sigue desgastando, con lo que dejará de ser efectivo. Pero para seguir arreglando se necesitan más tejas. Hay que encontrar vendedores, fabricantesquizás ya no hay. También se puede buscar en ruinas. Hay que tener en cuenta también que el punto de acceso al tejado, una vez cruzado el ventanuco del desván, está en precario y puede ser peligroso al estar al borde "del abismo": los ladrillos que cubren ahí la chimenea están sin cementar y las primeras tejas donde apoyarse no son las mejores. Sin embargo con cuidado se sube sin problemas. Queda por ver qué se hace con el amianto que se va acumulando, fabricado en su día por la empresa Uralita, del grupo March.

A raíz de una lluvia a finales de Octubre 2019, lluvia torrencial, se ha visto que hay cuatro goteras, sobretodo una al lado del box público de herramientas, y que puede deberse a un montón de tejas rotas que en el tejado hacen un monticulo, dificultanndo el deslizamiento y evacuación del agua